Celebración de San Cecilio, Patrón de Granada, en la Abadía del Sacromonte


Granada, 6 de febrero 2017

El pasado 1 de febrero, fiesta litúrgica de San Cecilio, se celebró en la Abadía del Sacromonte la solemne Misa Mozárabe presidida por el Arzobispo de Granada, Don Javier Martínez y concelebrada por el Abad y el Cabildo de la Abadía.

Así mismo, el domingo día 5 tuvo lugar la popular Romería en la que el pueblo de Granada sube a su Abadía para asistir a la Misa y celebrar ese día en familia, en los alrededores de la misma. Un año más la iglesia de la Abadía se llenó completamente con el pueblo de Granada: numerosos sacerdotes y seminaristas, miembros de la Cofradía del Cristo de los Gitanos y cientos de granadinos. También estuvo presente una comisión de la Asociación del Camino Mozárabe de Santiago venidos de Almería. La celebración litúrgica estuvo acompañada por los cantos de la Schola Gregoriana Iliberis.

Asistió por primera vez Francisco Cuenca como Alcalde de Granada, quien ya había sido comisario municipal en otras ocasiones. Le acompañaron los dos comisarios municipales de este año, Miguel Ángel Fernández Madrid (PSOE) y Antonio Granados (PP), junto con otros concejales y representantes del Ayuntamiento. Fueron recibidos por los sacerdotes don Antonio Siles y don David Cuerva, como representantes del Cabildo de la Abadía del Sacromonte.

.La tradición de esta romería tiene su origen en los sucesos de 1600 en que la ciudad de Granada sufrió una epidemia de peste. El pueblo y sus autoridades confiaron entonces aquella situación en manos de los Santos Mártires de los orígenes de Granada, san Cecilio y compañeros, cuyos restos acababan de ser descubiertos. Así lo hicieron y la epidemia acabó inmediatamente. En reconocimiento de la gracia obtenida las autoridades municipales acordaron un voto: subir todos los años al Sacro-Monte y a las cuevas de los mártires, como agradecimiento por la gracia recibida. Y así ha sido a lo largo de siglos. Y así se ha repetido el pasado 5 de febrero de 2017.

Terminada la Santa Misa, se procedió a la veneración de las cenizas de San Cecilio y a la visita a las Santas Cuevas por parte de las autoridades municipales y militares, acompañados por el señor Arzobispo.

En su homilía, el Arzobispo había pedido: Que hagamos entre todos posible una ciudad de hermanos; que hagamos entre todos posible un pueblo de hermanos, un pueblo donde colaboremos todos hacia el bien común. Eso es una preciosidad. Eso le da a uno alegría y da uno gracias por vivir en una sociedad así. Eso cambia el tono de la vida en nuestra sociedad, que es una sociedad de intereses, que es una sociedad de combates, que es una sociedad de zancadillas… Dios mío, así qué duro resulta vivir, qué desagradable se hace la vida al final, qué pesada, qué falsa, qué pocas cosas en las que creer o qué pocas personas en las que confiar. Pues no. Hay que ser sembradores de confianza y de esperanza en medio de un mundo que está a oscuras porque no tiene ni la certeza de ser amado, ni la certeza de que el amar valga la pena ni la certeza de que nada de lo que uno hace pueda tener un sentido que dure, que permanezca en el tiempo.

Yo se lo pido al Señor, y por la intercesión de san Cecilio y de todos los que nos han precedido en la fe, especialmente los santos”.

1 de febrero. Misa Mozárabe y celebración de San Cecilio:

5 de febrero. Romería y visita de las autoridades locales: