qué ver


La Abadía del Sacromonte, junto con la Alhambra y la Catedral, constituyen el “triángulo” fundamental para comprender la historia de la ciudad de Granada, y para disfrutarla.

Localizada en el monte de Valparaíso, sobre la ribera del río Darro y coronando el barrio al que dio nombre, la Abadía del Sacromonte es una institución con 400 años de historia y constituye un destino turístico imprescindible en Granada.

 

Claustro

La visita comienza en el magnífico claustro, el único que se llegó a construir de los cuatro que estaban previstos. Sus galerías constan de columnas toscanas sobre las que descansan arcos de medio punto y piso superior con vanos rectangulares entre pilastras. Su humilde fuente central y el silencio del lugar, constituyen una introducción perfecta para la visita.

Claustro

 

Exposición permanente

En sus salas se pueden contemplar las copias facsímil de los libros plúmbeos, que están en el origen de la Abadía y que han sido fuente de controversia y curiosidad hasta nuestros días. Obras del mejor arte barroco granadino (José Risueño, Duque Cornejo, Alonso de Mena…), la tabla de la Virgen de la Rosa, de Gerard David (siglo XVI), un retrato del ministro Carvajal, obra de Francisco de Goya, el original en árabe del Tratado de Medicina de Averroes, un mapa de Ptolomeo, un ejemplar del Cántico Espiritual anotado a mano por el propio San Juan de la Cruz… Un gran patrimonio artístico, testimonio de la intensa vida de la Abadía, al alcance del visitante.

11

 

Colegiata

La Iglesia Colegiata fue terminada en 1610 y dedicada a la Asunción de María, trazada con planta de cruz latina está cubierta por bóvedas y coro, cuya sillería se finalizó en 1617. Esta hermosa colegiata, cuenta en sus muros con numerosas pinturas y esculturas de gran valor y belleza.

En una capilla lateral se encuentra el Cristo del Consuelo, conocido comoCristo de los gitanos”, quizá el paso más popular y conocido de la Semana Santa granadina. Este Cristo es una joya escultórica obra de José Risueño, y data de 1698. Junto a él se encuentra la  figura de María Santísima del Sacromonte, pieza más moderna pero igualmente entrañable.

 

Santas Cuevas

La visita a la Abadía incluye un recorrido por las llamadas Santas Cuevas, una zona subterránea donde fueron descubiertos, a finales del siglo XVI, los restos de San Cecilio y otros compañeros mártires, muertos durante las persecuciones de Nerón. También aquí se encontraron los “libros plúmbeos”, llamados así porque estaban escritos en planchas de plomo en un árabe extraño. Estos descubrimientos están en el origen de la construcción de la Abadía, y su visita es parte esencial para comprender todo lo que ha sido generado después en este lugar.